Chon y McGurk / Foto: Christian Post

Gina Chon, periodista del diario económico Wall Street Journal (WSJ), renunció hoy a su cargo luego de admitir que se acostó con Brett McGurk, un empleado del gobierno norteamericano, mientras ambos trabajaban en Irak.

Según se confirmó esta semana, Chon y McGurk comenzaron una relación sentimental mientras vivían en Bagdad en el año 2008. Ambos estaban casados, y se divorciaron de sus respectivas parejas para contraer nupcias recientemente.

El Wall Street Journal ha mostrado su preocupación porque la reportera compartió con su amante “artículos previos a su publicación”,  violando las políticas de la empresa.

McGurk pertenecía al equipo del Consejo de Seguridad Nacional durante la administración de George W. Bush, y era el principal candidato del presidente Barack Obama para ser el nuevo embajador norteamericano en Irak.

¿El único caso?

“Los reporteros se enredan sentimentalmente con sus fuentes frecuentemente. Desde reporteros políticos que se involucran con diputados regionales, hasta reporteros de salud que se terminan teniendo relaciones con los encargados de comunicaciones de un hospital. Sucede todo el tiempo porque la gente se enamora”, dijo Kelly McBride, especialista en ética del Instituto Poynter al ser consultada por el Washington Post.

El escándalo se destapó luego de que un usuario llamado Diplojoke publicara en Flickr los e-mails que Chon y McGurk habían intercambiado al comienzo de su relación. En los correos, ambos bromean sobre intercambiar información por favores sexuales.

El error de Chon fue haber mantenido oculta su relación ante los editores del periódico donde trabajaba, aunque no está claro si McGurk le reveló información confidencial a Chon.

“Los periodistas serios saben que es imperativo evitar el conflicto de intereses bajo cualquier circunstancia que pueda distorsionar su perspectiva”, opinó John K. Hartman, profesor de periodismo del Universidad Central de Michigan consultado también por el Washington Post.

El caso de Chon ha hecho recordar la historia del alcalde de Los Ángeles en 2007, Antonio Villarraigosa, quien tuvo un romance con la presentadora de Telemundo, Mirthala Salinas.

Para debatir:

¿Cómo puede un periodista evitar enamorarse de su fuente? ¿Qué inconvenientes éticos traerían este tipo de situaciones?

A propósito, revise las inquietudes planteadas en el Consultorio Ético de la FNPI sobre la relación entre el periodista y su fuente.

Tags